No existe esa cosa llamada ‘motivación’

procastinar

Pero aún puedes hacer añicos tu lista de cosas por hacer.

No soy alguien muy motivado.
No tengo una gran fuerza de voluntad o autocontrol.
No me levanto a las 6 am para leer, meditar, tomar un batido verde y correr 10Km.
Y eso es porque no creo en la motivación.

work-clockEn cambio, he creado sistemas y hábitos que eliminan mi interioridad (o estado anímico) de la ecuación. De manera que, ya sea que me sienta o no “motivado”, puedo seguir siendo productivo.
Me doy cuenta de que los sistemas y los hábitos no son un tema glamoroso, pero honestamente, funcionan.

Han alimentado cada paso de mi viaje empresarial en los últimos 12 años, desde los primeros días, cuando JotForm era simplemente una idea simple, hasta hacer crecer un equipo de más de 110 empleados que sirven a 3,7 millones de usuarios.
Los hábitos y sistemas, lo han hecho posible.
Si creas sistemas confiables y continúas mejorando estos sistemas (en lugar de tu fuerza de voluntad), ni siquiera tienes que pensar en tu motivación.

Vamos a desarmar esto, un poco.

¿Al final, qué diablos es la motivación?

ánimooooEn términos más simples, la motivación es tu deseo de hacer algo. Es una sensación de voluntad que existe en un espectro que va desde cero interés hasta un ardiente deseo de actuar.
Cuando tu deseo es fuerte, la motivación no tiene esfuerzo.
Pero cuando estás luchando, casi cualquier cosa suena mejor que comenzar la tarea, hacer una llamada difícil o ir al gimnasio.

La procrastinación toma el control, hasta que la agonía se vuelve abrumadora.
Como Steven Pressfield escribe en La Guerra del Arte.

“En algún momento, el dolor de no hacerlo se vuelve mayor que el dolor de hacerlo”.

Me encanta esta cita porque sospecho que todos hemos sentido este doloroso momento. Ahí es cuando es más difícil permanecer en el sofá que levantarse, ponerse las zapatillas y salir.

Los dos tipos de motivación

En su libro de 2011,  Drive: La verdad sorprendente sobre lo que nos motiva, el autor Daniel Pink divide la motivación en dos tipos diferentes: extrínseca e intrínseca .
La motivación extrínseca es externa. Es dinero o la alabanza o el intentar no parecer torpe en la cancha de tenis.
Por su parte, la motivación intrínseca viene desde adentro. Es el deseo de actuar, incluso cuando la única recompensa es la actividad misma (o completar una tarea).
La motivación intrínseca implica que estás actuando por razones auténticas y honorables. Por ejemplo, comienzas un negocio para ayudar a las personas o resolver un problema, no porque te deslumbren las visiones de fama y fortuna.

La motivación se cruza en el camino, cuando confiamos demasiado en ella

No importa cuánto te guste tu negocio, probablemente haya momentos en los que no quieras realizar ya nada más.
Tal vez nos asuste o parezca imposible, o la tarea a mano es francamente aburrida.
Es entonces cuando los sistemas pueden hacer el trabajo aunque sea pesado. Aquí hay algunas estrategias que me han ayudado a construir sistemas sostenibles, de manera que no tenga que depender de la motivación.

1. Elige tus áreas de enfoque e ignora el resto

El enfoque y la motivación pueden parecer dos temas diferentes, pero están estrechamente entrelazados.

Por ejemplo, este año, tengo 3 prioridades de trabajo:

  • Contratar personas realmente geniales
  • Crear contenido de calidad
  • Equipar a nuestros usuarios para que trabajen de forma más productiva

Estos temas informan todo lo que hago. Si un proyecto o una oportunidad no encajan en uno de estos tres bloques, simplemente digo que no. Así, las distracciones se deslizan y puedo hacer un progreso real.

Por ejemplo, paso las dos primeras horas de cada día laboral escribiendo mis pensamientos. Puede ser un problema que trato de resolver o una idea nueva. No reservo reuniones durante este período y definitivamente: no respondo correos electrónicos.
Sin embargo, si llego al trabajo sintiéndome menos que inspirado, me permito para hacer otra cosa, siempre que se ajuste a una de mis tres áreas de enfoque . En lugar de escribir y resolver problemas, puedo leer artículos o libros sobre estos temas, reunirme con un equipo de producto o ver una conferencia.
Todo eso de pensar y explorar pronto me hace sentir más comprometido. Una vez que estoy comprometido, se me ocurren mejores ideas. Y las buenas ideas me inspiran a actuar .
Este proceso no es accidental. Es un simple ciclo de retroalimentación que utilizo para ponerme en movimiento los días en que mi cerebro se siente estancado en neutral.

2. Recuerda que la motivación es opcional

En un artículo de 2016 para The Cut , la autora Melissa Dahl comparte:

“El único consejo de motivación que alguien haya necesitado nunca: no tienes que sentir ganas de hacer algo para lograrlo”.

Regresa y vuelve a leerlo, si quieres. Sé que yo lo hice. Ahora deja que se profundice.

Es sorprendentemente brillante. Tus sentimientos no tienen que coincidir con tus acciones, especialmente cuando realmente quieres avanzar.
Podrías sentirte cansado, pero aún así te pones tus gafas y vas a nadar. Podrías sentir que prefieres engraperte a la silla antes que construir otra presentación en PowerPoint, y así logras tenerla hecha y expuesta.
Dahl también cita a Oliver Burkeman, autor de El antídoto: la felicidad para las personas que no pueden soportar el pensamiento positivo , que escribe:

“¿Quién dice que tienes que esperar hasta que ‘sientas ganas’ de hacer algo para empezar a hacerlo?
El problema, desde esta perspectiva, no es que no te sientas motivado; es, que te imaginas que necesitas sentirte motivado [para poder avanzar]”.

Una vez más, aquí es donde las rutinas pueden superar los sentimientos . Claro, es posible que sientas ganas de ver videos de gatitos, pero igual, tú todas las mañanas te sientas en tu computadora y abres un documento en blanco; escribes durante dos horas (o lo que sea que tu rutina implique) y no te molestas en tomar tu temperatura emocional.
El progreso sobreviene, sucede, y tú.. repites, repites y repites.

3. Delega siempre que sea posible

El otro día, tuve una gran idea durante mis ejercicios matutinos. Fue uno de esos momentos de epifanía.
Desafortunadamente, no tuvo nada que ver con mis tres áreas de enfoque que mencioné anteriormente. Entonces, hice una nota en mi teléfono y le pedí a nuestro director de operaciones que siguiera mi hilo mental, y estuve tentado de recorrerlo yo mismo, pero sabía que tenía que mantenerme enfocado.
Me doy cuenta que no siempre es posible delegar, especialmente cuando recién estás empezando o cuando el dinero es escaso. JotForm es una empresa iniciada con sólo lo que contaba entonces.
Nunca hemos gastado un centavo de fondos externos , así que sé lo que es vigilar cada dólar.
Pero cuando es posible, la delegación puede dar sus frutos y a lo grande.
Delega una actividad, sí:

  • Puedes recuperar un tiempo precioso, energía o concentración y aplicarlo a algo que realmente moverá la aguja por ti. Ese tipo de trabajo no tiene precio. Estírate un poco y mide los resultados. Siempre puedes usar la delegación en pequeñas dosis
  • Alguien más puede hacerlo mejor.. que tú. En mi caso, casi siempre hay alguien en nuestro equipo que tiene más conocimiento o una especialidad más adecuada que yo. Ellos crearán un resultado más fuerte en un marco de tiempo menor, y una vez más, yo no me distraigo de mis objetivos.

La importancia de disfrutar el viaje

puedes hacerloHemos hablado mucho sobre la motivación cotidiana. Pero, ¿cómo mantener esta conducción a largo plazo?
Es una pregunta relevante y la respuesta será algo diferente para todos, pero en última instancia, todos estamos motivados por la alegría y el sentido (o significado).
El columnista de The Guardian (y el autor de The Antidote ) Oliver Burkeman primero me condujo a la maestra budista Susan Piver . Cansado de obligarse a ser “bueno” y dominar la lista de tareas diarias, Piver decidió más bien centrarse en el placer de su trabajo:

“Una vez que recordé que mi motivación está enraizada en la curiosidad genuina y que mis tareas están en completo alineamiento con lo que soy y con lo que quiero ser, mi oficina de pronto me pareció más un campo de juegos en lugar de un campo de trabajo forzado”.

Se preguntó qué sería divertido hacer y luego se concentró en lo que amaba de cada actividad.
Al final, su día se veía igual que cuando era “disciplinada”, pero la experiencia fue casi sin esfuerzo:

“Sí, la disciplina es fundamental, tal como todos los maestros dicen.
Y definitivamente hay cosas que necesitas hacer y que nunca van a ser divertidas, como pagar cuentas y limpiar la caja del gato.
Pero sugiero que en lugar de ser disciplinado sobre odiarte a ti mismo para hacer las cosas, trata de ser disciplinado acerca de permanecer cerca de lo que te trae alegría “.

Habla sobre un cambio de perspectiva. Todos, todos tenemos tiempos difíciles, trabajamos en trabajos que no amamos y soportamos reales injusticias.
Pero si estás luchando por hacer algo que te importe profundamente, ve con calma.
Reconoce por qué comenzaste, o en primer lugar por qué estás flexionando sus músculos creativos. Es una forma mucho más feliz de pasar tus días.

Para recapitular:

Establece tus sistemas y hábitos.
Mantente enfocado en lo que importa.
Delega y desconéctate del ruido.

Tu motivación crecerá.
…Y si no?  de todos modos NO la necesitas!.

El presente artículo es una traducción del trabajo del sr. Aytekin Tank
de www.jotform.com, y el texto lo pueden encontrar en su idioma original en medium.com

aptitud

Las fotos sin créditos son de nuestra autoria o fueron encontradas en la red

Ingeniero de Sistemas de profesión
Diseñador Gráfico, Fotógrafo y Diseñador Web por vocación.
Empeñado en ayudar a los emprendedores en sus proyectos y
a los demás -y a mismo- en nuestros deseos de auto superación.



¿Tienes una idea para un artículo o simple curiosidad? Déjame saber tu inquietud.

Revisa estos enlaces que siguen para conocer un poco más de mi trabajo y/o contactarte conmigo.

¿Fue útil o te gustó? 🙂 Compártelo que es chévere compartir.