De tu logotipo o “mi dibujito tan chévere ¿no va?”

el redentor de logos
Hoy en día, a pesar del auge que existe en torno a la comunicación y marketing digital, aún existen muchas empresas que no le dan importancia a tener un logotipo bien pensado y que sea representativo, en la mayoría de los casos simplemente subestiman el rol de éste.
Otro lado de la historia, incluye a las personas/ empresas que tienen mucho interés y ponen mucho esfuerzo al respecto, pero no entienden correctamente el uso, finalidad o principios que deben considerarse cuando se está creando un logo.
Refresquemos un poco los conceptos básicos: ¿qué es un logotipo? Según wikipedia, es un elemento gráfico que identifica a una empresa, un producto comercial, un proyecto, o en general, a cualquier entidad pública o privada. En la práctica, un logotipo o (coloquialmente) “logo”, es mucho más que eso: es la imagen visual que representa de manera muy simplificada la esencia, personalidad y los valores de una empresa (o marca) en la mente de su público objetivo. Es lo que transmite qué producto o servicio pertenece a una marca. El logotipo es lo que hace que podamos decir “este carro es un Volskwagen”, “este celular es Samsung” o “estas zapatillas son Adidas”.
Incluso hay una clasificación de ellos, algo en lo que no voy ahondar por ser poco útil en mi día a día, pero que puedes revisar casi en cualquier texto que hable de la teoría del branding o diseño gráfico.

El logotipo ayuda a simplificar el mensaje que envías al público y permite que éste pueda ser más fácilmente distribuido: Nunca verás una computadora con una larga cinta que diga, “esta computadora , es rápida, eficiente, práctica y apenas la enciendes ya puedes trabajar”. O nunca verás tampoco alguien con un abrigo que tiene una cinta que dice lo exclusivo y/o costoso de la prenda. La marca a través de su logotipo, abrevia todo eso para todo el público.

Consideraciones en la creación del logotipo, o sea: qué sí y qué no.

No importa las 500 reglas que pueda listar a continuación, afuera podrás encontrar logos que las rompen todas o una buena parte de ellas, y que funcionan a pesar de eso, las más de las veces gracias a una increíble inversión económica en un marco de tiempo considerable; lo que les dió todo el soporte necesario hasta lograr quedar en la mente de las personas o bien; ya sea por cualquier otra otra razón.

Así que más que un decálogo de reglas estrictas es más bien, un conjunto de nociones que debes considerar cuando estés haciendo tu logo o el logo de alguien más.

1. Lo que NO

  • El logo NO representa al dueño de la marca- en absoluto- NO basta que le guste a él (ella), NO se hace para satisfacer únicamente su gusto. El logo debe representar aquello que la marca quiere dejar en la mente o consideración del público.
  • Toda marca necesita un nombre… propio (y de preferencia único); está claro que con sólo llamarse “moda” o “pasteles” ( o cual sea tu producto o servicio) no va a bastar para diferenciarse. Luego, es común recurrir a iniciales o apellidos o cosas por el estilo y eso no está mal, pero si tienes la oportunidad de pensar en un nombre que (al menos) insinúe tu servicio o producto, pues sería mucho mejor y así, te puedo resumir: si puedes, evita un logo que sean sólo iniciales o la mascota del dueño (si no tiene sentido en tu rubro) o cualquier otro capricho alejado de la especialidad de tu marca; porque  – una vez más- el logo debe representar aquello que la marca quiere dejar en la mente o consideración del público. Pero si no puedes evitarlo, asegúrate que sean LAS INICIALES o LA MASCOTA, y no sólo otras más del montón.
  • Un buen logo no puede ser hecho en sólo un par horas, más si debe estudiar todos los mensajes (subliminales o no) que incluye su confección en los tipos, en los colores y finalmente y primeramente en su público objetivo (el santo grial).
  • Un buen logo no se hace de manera automática ni con botones mágicos, y entre más criterio o experticia – que ganaste con mucha experiencia- le puedas poner…mejor.

Verás, detrás de un buen logo hay siempre un proceso de conceptualización y análisis, que normalmente la gente quiere saltarse

2. Lo que sí

Entre tantas cosas que nos dicen al respecto hay algunas que siguen siendo constantes y que al final de la jornada, te das cuenta que sí funcionaron.

  • El logo transmite algún concepto o característica del servicio o producto que trae consigo. Siempre está intentando hablar -en silencio -con tu público.
  • El logo -en lo más ideal- va ser fácilmente de encontrar por su público objetivo. Así, de entre un mar de productos para el dolor, tu logo le dice al paciente de cólico estomacal, que él tiene una solución para el dolor de comer mucho; y ese paciente, sí podrá entenderlo rápidamente y sí se quedará con tu producto.
  • El logo es legible a casi cualquier tamaño, desde los 2 cm – en promedio.
  • El logo -idealmente- tendría que poder reproducirse en cualquier material) por eso los degradados de color son de temer, ya que no son tan reproducibles como quisiéramos)
  • El logo -idealmente- deja huella en tu memoria y será fácil de recordar. Por eso y para eso, son simples y entre más simples… mejor.
  • El logo -idealmente- se podrá distinguir con casi cualquier color de fondo. Idealmente repito.
  • El logo tiene tamaños y versiones (responsives) que se adaptan al espacio con el que cuentan para mostrar su magia.

Es lo principal, decir más pueden ser sólo adornos.

Insisto, todo lo expuesto aquí puede estrellarse con algún logo que tiene fama, pero que no tuvo en cuenta ninguna de estas consideraciones… no pretendo explicar o justificar su caso; pero sin dudar, todas son excepciones y casos sui-generis, porque todos los logos malos y sin “suerte”, no los conocemos o no los recordamos. Así que para el resto de mortales, nos conviene más seguir pautas que no dependan del azar.

Piénsalo. cuántos logos recuerdas?, ¿cuántos dirías que representan lo que venden? y cuántos son realmente simples?

Ahora que si eres un emprendedor(a) y necesitas una manito en este respecto, no escatimes en contactarnos que el tema de imagen de marca, es de nuestras especialidades.

Ingeniero de Sistemas de profesión
Diseñador Gráfico, Fotógrafo y Diseñador Web por vocación.
Empeñado en ayudar a los emprendedores en sus proyectos y
a los demás -y a mismo- en nuestros deseos de auto superación.



¿Tienes una idea para un artículo o simple curiosidad? Déjame saber tu inquietud.

Revisa estos enlaces que siguen para conocer un poco más de mi trabajo y/o contactarte conmigo.

¿Fue útil o te gustó? 🙂 Compártelo que es chévere compartir.